Meet the Sea Slugs That Chop Off Their Heads and Grow New Bodies

Unas babosas marinas regeneran su cuerpo después de decapitarse

Unas babosas marinas regeneran su cuerpo después de decapitarse

Unas babosas marinas regeneran su cuerpo después de decapitarse

Hace unos años, Sayaka Mitoh, candidata al doctorado en la Universidad Femenina de Nara, en Japón, examinaba la vasta colección de babosas marinas de su laboratorio cuando dio con un espectáculo espantoso. Una de las babosas marinas criadas en cautiverio en el laboratorio, una Elysia marginata, había sido decapitada.

Cuando Mitoh se asomó a su tanque para ver mejor, se dio cuenta de algo aún más impactante: la cabeza cortada de la criatura se movía por el tanque, comiendo algas como si no hubiera nada raro en ser una babosa sin cuerpo.

Mitoh también vio signos de que la herida de la babosa de mar era autoinfligida: era como si la babosa de mar hubiera disuelto el tejido alrededor de su cuello y se hubiera arrancado la cabeza. La autoamputación, conocida como autotomía, no es rara en el reino animal. Tener la capacidad de desprenderse de una parte del cuerpo, como la cola, ayuda a muchos animales a evitar la depredación. Sin embargo, nunca se había observado que un animal se deshiciera de todo su cuerpo.

“Me sorprendió mucho ver que la cabeza se movía”, dijo Mitoh, que estudia los rasgos del ciclo vital de las babosas marinas. Añadió que esperaba que la babosa “sin corazón ni otros órganos importantes muriera rápidamente”. Pero no solo siguió viviendo, sino que regeneró la totalidad de su cuerpo perdido en tres semanas.

Esto llevó a Mitoh y a sus colegas a realizar una serie de experimentos para averiguar cómo y por qué algunas babosas de mar se guillotinan. Los resultados de sus experimentos, publicados el lunes en Current Biology, demuestran que la Elysia marginata y una especie estrechamente relacionada, la Elysia atroviridis, se decapitan a propósito para facilitar el crecimiento de un nuevo cuerpo. Aunque se necesita más investigación, los expertos sospechan que estas babosas de mar se deshacen de sus cuerpos cuando se infectan con parásitos internos.

Mitoh y su equipo han observado varios grupos de Elysia marginata y Elysia atroviridis a lo largo de su vida. No todas las babosas de mar que controlaron se decapitaron a sí mismas, pero muchas lo hicieron; una incluso lo hizo dos veces. Los cuerpos se regeneraron a partir de las cabezas de ambas especies, pero los cuerpos sin cabeza permanecieron sin ella. No obstante, esos cuerpos decapitados reaccionaron a los estímulos incluso durante meses antes de descomponerse.

Las heridas de la cabeza que las babosas de mar crearon durante la autotomía tardaron sólo un día en curarse. Órganos como el corazón tardaron una media de una semana en regenerarse. Para la mayoría de las babosas de mar, el proceso de regeneración tardó menos de tres semanas en completarse.

“Hace tiempo que sabemos que las babosas de mar tienen capacidad de regeneración, pero esto realmente va más allá de lo que habíamos pensado”, dijo Terry Gosliner, curador principal de zoología de invertebrados de la Academia de Ciencias de California.

Gosliner, que ha descubierto más de un tercio de todas las especies de babosas marinas conocidas, sospecha que la impresionante capacidad de regeneración de estas babosas marinas puede estar relacionada con otro impresionante talento biológico que poseen.

Elysia marginata y Elysia atroviridis suelen llamarse “babosas de mar con energía solar”. Se encuentran entre un pequeño número de babosas que pueden incorporar a su cuerpo los cloroplastos de las algas que comen. Esto les permite mantenerse, al menos parcialmente, con los azúcares que los cloroplastos producen mediante la fotosíntesis.

Esta capacidad, conocida como cleptoplastia, podría ser lo que permite a estas babosas marinas sobrevivir largos periodos de tiempo sin su cuerpo.

En la mayoría de los animales, e incluso en algunas babosas de mar, se cree que la autotomía solo sirve para evitar la depredación. Pero los investigadores encontraron pruebas de que también puede utilizarse para expulsar parásitos internos. Según los investigadores, todas las Elysia atroviridis que separaron sus cabezas tenían parásitos internos. Y al deshacerse de sus cuerpos infestados, los expulsaron con éxito, regenerando formas libres de parásitos. No se encontraron parásitos en ninguna de las Elysia marginata.

Sea cual sea el propósito, la capacidad de regeneración de estas babosas de mar es “notable”, dijo Kenro Kusumi, biólogo de la Universidad Estatal de Arizona que estudia la regeneración en los reptiles. Según Kusumi, las babosas marinas en cuestión presentan todos los mejores rasgos de los animales capaces de una regeneración compleja. Por ejemplo, estas babosas de mar tienen un “plano de fractura” a lo largo del cuello que permite un desprendimiento limpio. Muchos lagartos, incluidas las lagartijas, tienen un plano de fractura similar cerca de la base de la cola.

“Es muy interesante ver tantas características de regeneración en el reino animal reunidas en un solo organismo”, dijo Kusumi.

Queda mucho por saber sobre los motores y los mecanismos biológicos que permiten a la Elysia marginata y a la Elysia atroviridis cortar sus propias cabezas y regenerar sus cuerpos, pero Mitoh y otros científicos creen que la mejora de nuestra comprensión de este extraño fenómeno podría conducir algún día a avances en la medicina regenerativa y otros campos.

Hasta que se revelen los secretos de las babosas alimentadas por energía solar, Mitoh seguirá pasando sus días observando cómo sus queridas babosas marinas se decapitan a sí mismas. Es un trabajo espeluznante, pero alguien tiene que hacerlo.



Source link

Check Also

AstraZeneca Vaccine and Blood Clots: What Is Known So Far

AstraZeneca Vaccine and Blood Clots: What Is Known So Far

AstraZeneca Vaccine and Blood Clots: What Is Known So Far AstraZeneca Vaccine and Blood Clots: …